domingo, 22 de noviembre de 2009

Un corazón no se endurece por que sí.


Un corazón no se endurece por que sí.
No calentás la misma cama por dos noches.
Me reclamaba y no lo quise oír.
Hice de todo por impresionarlo, y dejé huérfano todo su penar.
No me gustó como nos despedimos, daban sus labios rocío y no bebí.
Sopa de almejas es todo lo que como (siempre fui menos que mi reputación.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario